La conducta de los irresponsables ya había sido prevista por el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, que había advertido que los días de Semana Santa no eran vacaciones.

García denunció, en su momento, la salida masiva de viajeros en horas de la madrugada, por lo que anunció mayores controles en las vías del departamento.